Christina Rosenvinge busca igualdad en la industria musical

imagen-destacada

“El Dios del siglo XXI debería pronunciarse sobre el machismo, igual que se pronunció sobre la esclavitud y el racismo.”

De corazón madrileño y ascendencia Danesa, es la cantautora Christina Rosenvinge, quien nació el 29 de mayo de 1964. A través de sus canciones y experiencias de vida, se ha ido posicionando como una mujer fuerte en la corriente feminista, poco a poco más reflexiva (gracias a la lectura). Disfruta escuchar y ser escuchada, apoya y participa frecuentemente en festivales e iniciativas como Empower Music.

Siendo una de las primeras mujeres en el mundo del pop-rock alternativo, se enfrentó a una escasa existencia de mujeres dentro de ese género musical. Actualmente ya hay más talento femenino, sin embargo, siguen siendo más hombres los que tienen dominio. Su carrera profesional comenzó en la década de los 80’s; a pesar de tener un estilo musical reconocible, su trayectoria está marcada por diversos cambios y caminos que ha recorrido mundialmente, tanto en el cine como en la música.

Christina considera que la clave del éxito para una mujer que busca desenvolverse, en un ámbito donde prevalece más el sexo opuesto, es cultivar tres rasgos: autoestima, audacia y ambición. No dejarse llevar por estereotipos que los medios de comunicación nos  han hecho adoptar, también es importante, pues la sociedad le da un mayor valor a las cualidades superficiales que a las vocales.

imagen-1

En el mundo, el hombre sigue siendo el centro de atención, les es muy normal que las mujeres sigan en una postura sumisa. Lo complicado de romper el círculo, es que hay pocas mujeres que tienen éxitos ejemplares, y entre esas pocas que lo consiguen, no obtienen el reconocimiento que realmente merecen.

“Sus logros se atribuyen a otros, se banaliza su trabajo, se examina su físico, se cuestionan sus intenciones. La creatividad funciona con retroalimentación. Si a nadie le interesa lo que una hace, deja de hacerlo.”

Para ella, la mejor forma de ir enfrentando los “machiobstáculos”, es exponiendo el trabajo femenino en igualdad de condiciones, fomentar más iniciativas en donde las mujeres tomen protagonismo y los hombres sean los espectadores. La solución para el futuro es la educación en igualdad, y hasta en religión; suena algo difícil, pero no imposible.

Visualiza al feminismo como un paso evolutivo necesario; entre sus guías y “ángeles de la guarda” (como les llama Christina) se encuentran: Simone de Beauvoir, Marguerite Duras, Virginia Woolf, Anne Sexton y Margaret Atwood.

imagen-2

En sus discografías siempre incluyó temas como “El Souvenir”, el cual era un alegato contra el matrimonio tradicional. Posteriormente, con su grupo, Christina y los Subterráneos, tuvieron hits con cantos a la hermandad femenina, a la libertad y a la independencia; en los últimos discos se ha enfocado en ángulos más sofisticados, como los mitos clásicos cargados de misoginia.

Comenzó en la indagación de la masculinidad por “Romance de la Plata”, la canción que escribió sobre su padre, la noche que se cumplían veintiséis años de su muerte. Su último disco, se estrena en este mes y lleva por nombre “Hombre Rubio”, abordando el tema  de la cárcel de la masculinidad, entendida como atributo social.

Fuentes:

Pikara Magazine

@ÉxitoFem

Be the first to comment on "Christina Rosenvinge busca igualdad en la industria musical"

Leave a comment

Your email address will not be published.


*