Jacinda Ardern: la muestra del ímpetu femenino en la política

imagen-destaccada

Cada vez son más las mujeres que destacan en el mundo de la política al demostrar que el género femenino no está peleado con la inteligencia, la audacia y el liderazgo.

Jacinda Ardern, primera ministra de Nueva Zelanda, ha forjado una carrera que va más allá de lo que muchos pensaban podría lograr. Los desafíos y situaciones extremas a las que se ha tenido que enfrentar y superar a través de sus años de formación, la han convertido en una de las mujeres más admiradas y fortalecidas a nivel internacional.

Elogiada y considerada como una de las figuras más importantes a nivel internacional, Jacinda rinde honor al llamado sexo débil y comparte junto con Greta Thunberg, Jane Fonda y Michelle Obama.

  imagen-1

A diferencia de otros dirigentes de su edad, Jacinda no proviene de una familia preparada ni con vínculos directos en la política. Hija de un policía y de una madre dedicada al altruismo y al cuidado del hogar, animada por su tía, miembro del Partido Laborista, comenzó a empaparse de todo lo relacionado con el ámbito. Más tarde se graduó de la licenciatura en Comunicación Política y Relaciones Públicas.

Conoció gran parte del mundo cuando ocupó el cargo de presidenta de la Unión Intercontinental de las Juventudes Socialistas. Su humildad, sencillez y distintiva carisma la llevaron a ascender rápidamente en las elecciones del Partido Laborista; gracias a su éxito y popularidad en las encuestas el secretario general la nombró su sucesora, convirtiéndola en la candidata más joven de la historia de dicho partido.

Ardern logró acaparar la atención de toda la comunidad juvenil al poner sobre la mesa temas nunca antes tocados en las estadías políticas. En sus discursos se habló de temas como la gratuidad de la universidad, la legalización de la marihuana, el aborto seguro, pobreza infantil, la desigualdad de género, el cambio climático y la degradación del capitalismo.

 

imagen-2

La inigualable mujer, es reconocida por su empatía y audacia, asegura considerarse feminista, progresista, socialdemócrata, republicana y una exigente defensora del matrimonio igualitario.

Su imagen se ha visto alabada de diversas formas y convertida en una popular figura pop. Incluso ha sido cuestionada por su decisión de ser madre en un momento tan demandante de su vida, sus opositores dudaban de su capacidad para resolver exitosamente su vida personal y laboral.

No soy la primera mujer que hace multitarea. No soy la primera mujer en trabajar y tener un bebé. Hay muchas que ya lo han hecho”.

Ardeen se convirtió en la segunda mujer en dar a luz teniendo un cargo tan emblemático e importante en el gobierno. Como muchos temían, la primer ministra se tomó 6 semanas como permiso de maternidad, sin embargo, sus laborales en la política no pararon ni afectaron las funciones gubernamentales de Nueva Zelanda. Su esposo, el periodista Clarke Gayford, no dejó de apoyarla en todo momento.

 

Ante los actuales acontecimientos relacionados con la pandemia protagonizada por el Covid-19, Ardern mostró una capacidad intelectual que superó la experiencia y conocimientos de muchos mandatarios del mundo. Inmediatamente cerró las fronteras del país y puso en circulación normas sanitarias para evitar la propagación del virus y sus acciones fueron elogiadas a nivel internacional.

 

imagen-3

A lo largo de sus tres años en el poder, ha demostrado la virtud de su templanza al enfrentarse a retos históricos, ha sido fiel a su programa electoral y es la primera ministra en marchar en un desfile del orgullo LGBT, además de haber eliminado el aborto de los delitos, aumentar el salario mínimo y los derechos sociales, mejor sueldo para los profesores, entre otros logros.

 

imagen-4

@ExitoFem

Fuente:Revista Vanity Fair