Yoko Ono y la paz mundial

yoko1

“Yoko es mi diosa del amor, ella llena mi vida.”

John Lennon.

Yoko Ono, una mujer sumamente talentosa, creativa y pacifista, cuya historia de amor causó gran controversia.

Nacida en el seno de una familia honrada y acaudalada, Yoko Ono nació el el 18 de febrero de 1933 en Tokio. Hija de un padre descendiente del emperador japonés y dueño de bancos japoneses, tuvo un desarrollo en el que no se vio necesitada de nada.

Yoko, desde niña, demostró gran creatividad, por lo que cursó sus primeros estudios en una escuela para niños con talento especial para la música; posteriormente estudió en una de las mejores universidades de Japón, la facultad de Filosofía de la Universidad de Gakushuin, siendo además, la primera mujer en ser admitida en ese plantel. Cuando estalló la Segunda Guerra Mundial, la familia de Yoko se mudó a Nueva York, donde nuestra artista continuó sus estudios en el Sarah Lawrence College, ahí estudió composición y poesía contemporánea.

Antes de conocer a John Lennon en 1966, Yoko ya se había casado dos veces, era madre de un pequeño y se había formado como una valiosa artista conceptual, cuyas obras se presentaban en diversas exposiciones. Cuando conoció al famoso cantante de The Beatles, fue en la galería de arte londinense Indica Gallery, donde John, cautivado por las obras de Yoko, no paró hasta encontrarla debajo de su obra titulada “Clava un clavo”. John le preguntó si podía clavar uno, a lo que Yoko contestó: “Puedes hacerlo si me das cinco monedas”, John replicó: “Te doy cinco monedas imaginarias si me dejas clavar un clavo imaginario”.

La atracción y química entre ambos se dio de manera espontánea, tanto que no dudaron en terminar con sus respectivos matrimonios. Lo único que anhelaban era estar juntos para siempre. En alguna ocasión Yoko confesó: “de cierta manera ambos arruinamos nuestras carreras por estar juntos”.

Ambos congeniaban en la creatividad y en la mentalidad pacifista. Su amor, aunque lleno de polémicas, fue arte puro. Juntos formaron el grupo Plastic Ono Band. Sin embargo, no todo fue color de rosas, pues ambos la pasaron mal en sus respectivos divorcios. Lennon perdió la custodia de su hijo y la propiedad donde vivía con su ex-mujer, mientras que la hija de Yoko fue secuestrada por su ex-marido. La pareja dedicó una canción en su honor titulada “Don’t worry Kyoko (Mummy’s only looking for her hand in the snow)”, la cual aparece en el disco “Live in peace in Toronto 1969”.

Yoko Ono se caracteriza por su pasión hacia el activismo social y las protestas, pasión que contagió a Lennon. Así, ambos protestaban pacíficamente por diversas causas, principalmente por la paz mundial. Uno de los activismos sociales más recordados de ambos, fue en su luna de miel. Decidieron quedarse en su cuarto número 402 del Hotel Hilton de Ámsterdam, en cama. Vestidos de blanco y con los letreros “Bed Peace” y “Hair Peace”, invitaron a la prensa. Esta protesta fue símbolo de paz contra la guerra en Vietnam, que en esos momentos acontecía.

“La gente debería de dejar de pelear y mejor quedarse en cama. Estamos mandando un mensaje al mundo, especialmente a la juventud que quiere protestar sin violencia.”- Yoko Ono.

 

yoko2

Posteriormente, en Montreal, compusieron el éxito “Give peace a chance”. Su amor y compañía desencadenó grandes canciones escritas por ambos, como su primer disco titulado Unfinished Music No. 1: Two Virgins. Ambos aparecían desnudos en la portada, agarrados de la mano. El LP fue incautado al principio, y cuando finalmente llegó a las tiendas, era sólo cubierto por una funda color marrón.

Esta pareja componía y comprendía el arte. Ambos se proclamaban a favor del activismo social y político, asimismo dieron voz a diversas causas como la paz, la liberación de la mujer, el medio ambiente y el amor entre los seres humanos.

En 1973 se separaron, pues su relación, a pesar de estar llena de amor y arte, también fue una enorme controversia, pues los fans de los Beatles culpaban a Yoko por su separación. Sin embargo, la pareja, año y medio después, comprendió que no podía estar más tiempo alejada y se reconcilió. Nada los separó, hasta el día del asesinato de John en 1980.

“No hay funeral para John. John amaba y rezaba por la raza humana. Por favor, recen por lo mismo.”- Yoko Ono, al día siguiente del asesinato de John Lennon.

Yoko esparció las cenizas de John en el famoso parque de Nueva York “Central Park”, en donde tiempo después se construyó en su honor el monumento Strawberry Fields.

Tras la muerte de Lennon, Yoko estuvo largo tiempo recluida dentro de su apartamento en Nueva York, hasta que renació como artista. Ahora sus obras de arte, extravagantes como ella misma, recorren las mejores galerías del mundo.

Actualmente, su exposición titulada “Tierra de esperanza”, ha cautivado al mundo entero. Sus obras estuvieron en México a principios del año pasado. En ella encontramos distintas obras que no hacen más que difundir y promover la paz mundial. Una de las obras más exitosas de “Tierra de esperanza” es la nombrada “Arising”, la cual reúne testimonios de mujeres que han sido violentadas o acosadas en algún momento de sus vidas. La obra toma la foto de los ojos de cada una de ellas.

“No hay que esperar a que los hombres mejoren, nosotros tenemos que crear nuestro propio lugar, y tener poder para darles a ellos […]. Cuando hablo del poder de las mujeres, hablo de inteligencia, sabiduría”.

yoko3

 

@ExitoFem

 

 

Be the first to comment on "Yoko Ono y la paz mundial"

Leave a comment

Your email address will not be published.


*