#NoMoreMatildas: Una apuesta por aumentar la visibilidad de las mujeres científicas

imagendestacada

“El problema de las mujeres siempre ha sido un problema de hombres”, afirmó Simone de Beavuoir, feminista francesa. Por lo general, las niñas crecerán bajo el estereotipo de no ser aptas para la ciencia. Ante ello, la iniciativa #NoMoreMatildas de Gettingbetter Creative Studio, Dos Passos Agencia Literaria y Comunicación y Producción de Kamestudio, pretende dar más visibilidad a las mujeres y sus proyectos científicos en España.

#NoMoreMatildas está inspirada en combatir al Efecto Matilda, el cual describe la invisibilidad estructural a la que se enfrentan las mujeres que incursionan en ámbitos científicos. La Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) afirma que las mujeres representan sólo el 28.5% en las carreras científicas. Además, ese porcentaje va en descenso.

 

imagen1

Este proyecto tiene por objetivo dar protagonismo a las científicas que no fueron reconocidas. Uno de los ejes será aumentar las referencias y fuentes de consulta de investigadoras en trabajos científicos con el propósito de despertar la vocación por la ciencia en niñas, específicamente al consolidar referentes femeninos dentro de este campo.

Investigaciones de la Universidad de Valencia y la Complutense de Madrid arrojan que los libros de texto en España contienen sólo un 7.6% de referencias de obras desarrolladas por mujeres y un 12% de todas las citas, frente a las que pertenecen a hombres.

La académica Elisa Garrido explica que la ausencia de las mujeres en los proyectos científicos se debe a que no se ajustan a la construcción de género femenino tradicional, pues los hombres son a quienes se les atribuye la creación de cualquier conocimiento. A las mujeres, por lo general, se les considera musas, cuidadoras, madres, pero no creadoras.

La investigadora Margaret W. Rossiter tomó este concepto a partir del ya existente “Efecto Mateo”, que sirve para describir el principio de no autoridad, en el que cualquier autor famoso tendrá cada vez más fama, sin importar la relevancia o pertinencia de su trabajo. Rossiter le añadió perspectiva de género, creando el Efecto Matilda.

 

imagen2

Ejemplos sobran. Desde Nettie Stevens (descubridora de los cromosomas sexuales), hasta Lise Meitner (investigadora en radiactividad). Son algunas de las muchas investigadoras, cuyo trabajo, capaz de ganar algún Premio Nobel, fue invisibilizado y en su lugar, la academia y la sociedad premió a hombres.

Fuente: